El Inicio: Los primeros entrenamientos

Hola Competidores!!! Como están?

Proveniente del latín initium; el inicio, cuyo significado es el primer momento de la existencia de una cosa, que puede ser cualquiera dependiendo de lo que estemos a punto de comenzar. Y es que, cuando desde lo más interno de uno como persona, nace un propósito se da el inicio de un gran posible cambio. Un cambio, que requerirá de mucho esfuerzo, sacrificio y disciplina; un cambio del que será muy fácil rendirse. Un cambio , que hará que nuestra vida jamás vuelva a ser igual. Hoy, quiero conversar con ustedes competidores acerca de mi inicio. ¿Como fue? ¿Qué hice? ¿Qué no hice? ¿Que no debí haber hecho?, esto y otras cosas contaré de la forma más detallada y real posible, para quien se encuentre en esta primer etapa, se de cuenta de que a todos nos pasa… nos pasa enfrentar el difícil momento de iniciar!!! Vamos con el tema…

Como recordarán en mi publicación EL MOTIVO, una serie de repercusiones en mi salud dieron la alarma para iniciar un cambio en mi vida. Yo escuchaba o leía testimonios de personas que habían pasado por un proceso de cambio, y lo primero que hacía era pensar: “seguro se operó…”, “puro photoshop en las fotos del antes y el después”, “imposible uno hacer algo así”, entre otras cosas. Si bien yo puedo decir que durante mi vida he sido una persona con determinación, simplemente el hecho de aferrarme a la delicia del sedentarismo me encantaba.

Hablando honestamente, ser sedentario es delicioso. Digo, en esos momentos mi vida era levantarme tipo 5 de la mañana, salir al trabajo (sin desayunar, porque “NO HABÍA TIEMPO”!!!), regresar tarde a la casa (a veces sin almorzar), cenar todo lo que hubiera disponible y tomarme una copa de vino (o dos) o una botella de cerveza (o dos). Después, ver televisión hasta más tarde (porque siempre me costó dormir) y ya!!! día cumplido!!! Como diría Will Smith en la película en busca de la felicidad: “A esta etapa de mi vida le podría llamar, QUE TONTO FUÍ!!!”.

Cuando me decidí a arrancan con el cambio, realmente mi determinación estaba, pero me di cuenta de que mis entrenamientos no debían ser solo físicos, si no también (y quizás en los inicios hasta más importantes) mentales!!! Si competidores, el entrenamiento mental es al inicio trascendental, pues sabía que tenía que entrenar decirme una y mil veces NO a todas las posibles tentaciones que pudieran ir apareciendo en el camino, y que pudieran interponerse entre lo que llevara avanzado y el primer objetivo.

Con mi mente totalmente enfocada en mis objetivos (resultado de mucho entrenamiento), es que di inicio al entrenamiento físico y de ahí buscar conseguir todos esos objetivos que en el camino me iba trazando. En el inicio hace dos años, no crean que me creía capaz de correr un maratón, en ese momento ni siquiera sabía si podía correr 10 kilómetros… Solo quería arrancar a cambiar!!! Pero entonces, les cuento mis dos entrenamientos…

El entrenamiento mental: las primeras dosis de realidad

El entrenamiento mental es algo que solo nosotros mismo podemos ejecutar. Es todo el proceso donde vamos a cargarnos de la determinación necesaria para poder arrancar nuestro entrenamiento físico y por ende la persecución de nuestros objetivos. Es un entrenamiento que nunca hay que dejar de hacer y que realmente debemos realizar para todo momento en que nos tracemos objetivos. Un entrenamiento mental constó desde mi perspectiva de los siguientes factores:

  • Afrontar la realidad: Estar claro que estaba cargadito de peso extra, y que mi salud no estaba nada bien.
  • Aceptar los cambios: Saber que debía sacrificar las delicias del sedentarismo. Aceptar salir de esa zona de confort donde me había metido.
  • Enfrentar los obstáculos: El hecho de hacer sacrificios por conseguir objetivos, no quiere decir que uno tiene que encerrarse en habitaciones y no hablar con nadie para evitar las tentaciones. Las tentaciones estarán todos los días, y por eso yo decidí enfrentarlas siempre. Por ejemplo, invitaba amig@s a mi casa, yo les cocinaba y les servía sus bebidas y yo me mantenía firme en mis determinaciones.
  • Establecer los objetivos mentales: Tenemos que trazar una serie de objetivos que debemos lograr. Los posibles obstáculos y tentaciones que aparecerán en el camino, en mi caso eran tres muy fuertes: dejar de comer como comía, dejar de tomar como tomaba y NO dejar de hacer ejercicio.
  • Premiarse a uno mismo: Cada vez que logramos objetivos mentales tenemos que premiar la mente. Así es, la mente se premia. Por ejemplo, a mi en lo personal me encanta el cine, entonces cada vez que conseguía un objetivo mental, premiaba mi mente con un día de relax en el cine.

El entrenamiento físico: la barrera más difícil

Que dolor de cabeza es arrancar el entrenamiento físico!!! Es realmente a nivel personal el punto de cambio más fuerte que he tenido. Quiero dejar claro competidores que yo antes de arrancar un programa de ejercicios, no significaba que no iba al gimnasio o no hacía ejercicios. Sin embargo, era el clásico personaje que iba al gimnasio una vez a la semana, hacía 45 minutos de ejercicio y ya con eso sentía era la dosis suficiente de la semana, increíblemente hasta con esa pequeña dosis me sentía “en forma”, “con buena condición física” y hasta “con buena figura!!!”…

Arrancar la etapa de ejercicio, es hasta atemorizante. Pues enfrenté la realidad de que estaba en pésima condición. Más aún cuando decidí que el deporte que realmente me apasionaba era el running, apenas corría un kilometro y ya caía muerto del cansancio!!! ¿¿¿Como iba a ser posible llegar a correr mis primeros 5 kilómetros???

Yo era de los que refugiaba mi cómodo espacio de sedentarismo, en el famoso “mi vida es muy agitada y no tengo tiempo de hacer ejercicio con más regularidad!!!”. Realmente el tiempo siempre existe, es cuestión de ordenarlo. Simplemente, ahí arrancan los sacrificios que todos debemos hacer para que el día alcance al máximo, obviamente, sin dejar de ser productivos en nuestra vida profesional y claro está, dejando el tiempo necesario para compartir con nuestros seres queridos.

El inicio de los entrenamientos pudo haber sido el momento más fuerte de mi cambio, pero lo disfruté!!! Lloré, del dolor!!! Muchas veces casi me dí por vencido, otras me creía que ya era todo un atleta con apenas unos días de haber arrancado… pero competidores, les digo una sola cosa, nunca me deje vencer por mi mismo, ni por lo que la gente comentará. Y esa es la clave para hacer de los entrenamientos físicos una constancia, una disciplina y una forma de vida.

Quiero dejar claro, que el entrenamiento mental y físico van casi de la mano, sin embargo, primero hay que trabajar más en el mental, hasta que consideremos nos hemos cargado de la determinación suficiente para iniciar SIN DETENERNOS!!!

Saludos Competidores!!!

Atte: #SoyMarathoner18

2 comentarios de “El Inicio: Los primeros entrenamientos”

  1. Me quedo con la frase “nunca me dejé vencer por mi mismo”, creo es la clave que te hizo vencer tus barreras; y todos podríamos vencerlas también. Te felicito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *